viernes, 16 de julio de 2021

Iglesia de San Cosme y San Damián

La iglesia de San Cosme y San Damián es un templo parroquial de culto católico de la ciudad española de Burgos, en comunidad autónoma de Castilla y León, de cuya construcción hay ya noticias en el siglo xiii, de la que conserva su estructura fundamental, y que sufre una seria reforma en el siglo xvi a caballo entre el gótico y el renacimiento. Posee mobiliario de interés y destaca por ser lugar de enterramiento de destacados artistas burgaleses de la época.

Se trata de una iglesia extramuros, erigida en la zona meridional de la ciudad, en la margen izquierda del río Arlanzón, de tres naves separadas por arcos apuntados, divididas en cuatro tramos, con un crucero poco destacado en planta pero sí en alzado, que hoy ocupa el segundo tramo del templo por adición en el siglo xvi, de un tramo delantero previo a la Capilla Mayor. La nave central es ligeramente más alta y el doble de ancha que las laterales y la cabecera es poligonal y muy pronunciada en profundidad. Cuenta con bóvedas de crucería, a excepción del tramo central del crucero con bóveda octopartita y la cabecera que con bóveda estrellada.

Se accede por el tramo inferior de la nave septentrional a través de una portada plateresca de 1552, obra de Juan de Vallejo, consistente en un arco triunfal de medio punto con medallones de San Juan Bautista y San Juan Evangelista en las enjutas y finas columnas con el tercio inferior tallado. Corona la portada una caja con el Calvario, rematada por la figura de Dios Padre y flanqueada por esculturas de los santos Cosme y Damián, sobre dos hornacinas. La sobria y maciza torre de la iglesia, de estilo barroco clasicista, fue encargada en 1621 al maestro Gabriel de Cotero. El espacio interior ser articula con tres naves separadas por arcos apuntados y cubiertas por bóvedas típicas del XVI, con terceletes y combados.