miércoles, 19 de mayo de 2021

Palacio Meca

El Palacio Meca de Barcelona, es un palacio edificado entre el siglo XIII y el XIV. También sufrió una reforma como el resto de palacios durante el siglo XVIII y también se articula en torno a un patio central, según el modelo de la época. Cabe destacar los artesonados medievales policromados de la planta principal y algunos techos decorados durante el siglo XIX. Se conserva documentación que otorga la propiedad del palacio en 1349 a Jaime Caballero, entonces consejero del Ayuntamiento de Barcelona. Su nieto, Ramón Desplà y Caballero, convertiría el palacio en el más importante de todo alrededor. Posteriormente, pasó a ser propiedad de la saga de los Cassador (o Cazador), marqueses de Ciutadilla. El primer propietario de esta familia, José Meca y Cazador, le dio el nombre actual al palacio. La siguiente familia propietaria sería la Milans, quien reformó el edificio después de haber sido muy dañado durante el bombardeo de 1714. En 1901 el edificio fue donado a los Hermanos de la Doctrina Cristiana y se instaló el Montepío de Santa Madrona. Con el tiempo el Montepío se integró dentro de una entidad bancaria, quien cedió el edificio al Ayuntamiento el 5 de diciembre de 1977. El Palacio Meca se reinauguró como parte del museo el 11 de enero de 1982.