martes, 25 de mayo de 2021

Museo de Historia

El Museo de Historia de Barcelona, (en catalán: Museu d'Història de Barcelona) conocido también por sus siglas MUHBA o MHCB, es un museo de ciudad que conserva, estudia, documenta, divulga y expone el patrimonio histórico y la historia de Barcelona desde sus orígenes hasta el presente. Depende del Ayuntamiento de Barcelona a través del Instituto de Cultura de Barcelona (ICUB). Tiene su sede principal en la plaza del Rey, en el corazón de la Barcelona antigua,y gestiona varios centros patrimoniales distribuidos por los distritos y barrios de la ciudad. Fue inaugurado el 14 de abril del año 1943, siendo su impulsor y primer director el historiador Agustí Duran i Sanpere.

A partir de la Exposición Universal de Barcelona de 1888 se registran varios intentos institucionales de configurar una exposición permanente y unas colecciones específicas de historia de Barcelona. Los más relevantes fueron la reunión de objetos relacionados con la historia de Barcelona formada dentro del Museo de Arte y Arqueología que estuvo ubicado en el antiguo arsenal (actual Parlamento de Cataluña) de la Ciudadela de Barcelona, así como la exposición organizada por Agustí Duran i Sanpere en el Pabellón de Barcelona de la Exposición Internacional de Barcelona de 1929, que ya no constituía una mera reunión de objetos singulares, si no que ofrecía un discurso explicativo sobre la ciudad. Por otra parte, desde 1877 la capilla de Santa Ágata del Palacio Real Mayor de Barcelona había sido habilitada para finalidades museísticas como sede del Museo Provincial de Antigüedades, que permaneció en la citada capilla hasta 1932.

El traslado, piedra a piedra, de la casa Padellás, desde su emplazamiento original en la calle Mercaders hasta la plaza del Rey esquina calle del Veguer, llevado a cabo en 1931 para salvaguardar la citada casa, afectada por las obras de apertura de la Vía Layetana, fue determinante para el origen del museo. Los trabajos de cimentación de la casa Padellás en su nuevo emplazamiento pusieron al descubierto los restos de una parte significativa de la antigua ciudad romana y visigótica y dieron pie a una importante intervención arqueológica en toda la plaza del Rey que continuó hasta la Guerra Civil de 1936-1939. Estos hallazgos, junto con la recuperación del Palacio Real Mayor tras el desmantelamiento del Museo Provincial de Antigüededes instalado en la capilla de Santa Ágata (1932) y la rehabilitación del Salón del Tinell (hasta 1936 ocupado por la comunidad de monjas benedictinas del antiguo convento de santa Clara de Barcelona) confirmaron la idoneidad del conjunto monumental de la plaza del Rey como emplazamiento del proyectado museo de historia de Barcelona.