Publicidad

viernes, 14 de mayo de 2021

Fundación Joan Miró

La Fundación Joan Miró es una institución cultural de Barcelona que custodia algunas de las obras más representativas de este pintor catalán. Contiene más de 104.000 piezas entre pinturas, esculturas y tapices. En cuanto a los dibujos, hay que destacar que la Fundación conserva la práctica totalidad de dibujos preparatorios de Joan Miró, con más de 8.000 referencias, un material básico para entender la obra de Miró.

La Fundación Joan Miró fue la primera institución artística de Barcelona ideada a partir del trabajo conjunto entre un artista y un arquitecto, Joan Miró y Josep Lluís Sert. El equipamiento resultante fue, durante muchos años, paradigma de la modernidad y la independencia artística, ubicado en un edificio de estilo racionalista con rasgos mediterráneos, integrado en el paisaje de Montjuïc. La colección que se muestra está integrada principalmente por una donación inicial del artista y por posteriores donaciones y depósitos de su mujer Pilar Juncosa, de Joan Prats, de diferentes miembros de la familia Miró, de Kazumasa Katsuta y otros colecciones públicas y privadas, convirtiéndola en una de las más completas colecciones de obra de Joan Miró. Desde el 2 de enero de 2018 su director es Marko Daniel.

Este contexto de sociedad civil y de búsqueda de articulación a través de una genealogía recuperada da las claves para comprender el proyecto de la Fundación Joan Miró como el de una institución de la Cataluña de la República. El arquitecto Josep Lluís Sert, aunque por culpa de su inhabilitación por parte de Franco no pudo firmar en un principio su propio edificio, regaló el proyecto y la dirección de obra. El Ayuntamiento de Barcelona ofreció un palacio en la calle Montcada, donde desde 1963 estaba el Museo Picasso, pero Sert insistió en que tenía que ser un edificio singular de nueva planta. La Fundación era un centro de arte contemporáneo, no un museo, y su contenedor debía responder a este programa, y no a una adaptación. El Ayuntamiento proporcionó el terreno de Montjuïc y en ello radicó parte de su acierto social. Tal y como explicó el sociólogo Salvador Giner, el edificio se levantó en un lugar que, situado «al lado de donde fusilaban republicanos, los burdeles, del proletariado, de las fábricas, responde a la tendencia de una sociedad civil moderna y de un artista al que la sociedad catalana laica y progresista hace un monumento adecuado. [...] La Fundación Joan Miró responde al impulso de una burguesía media alta, liberal, culta y profesional. Su perfil sociológico la hace intelectualmente emprendedora, formada por personas no ligadas a la burguesía catalana de antes.»

La colección de la Fundación permite realizar un viaje a través de la vida artística de Miró, desde sus primeros esbozos hasta los cuadros de grandes dimensiones que caracterizan la última etapa de su vida.

El fondo de la Fundación está formado por más de 14.000 objetos, entre los que se encuentran 225 pinturas, 169 esculturas, 9 obras textiles, 4 cerámicas y prácticamente toda su colección de obra gráfica. Cabe destacar el fondo documental, integrado por unas 10 000 referencias -dibujos preparatorios, cuadernos de trabajo, bocetos, anotaciones- así como la biblioteca personal de Joan Miró, depositada en la Fundación por sus herederos. Todo este conjunto se ha convertido en un recurso básico para entender los proceso de creación artística del artista. El fondo se creó principalmente con una donación del propio Joan Miró, quien dio muchas de las obras que entonces tenía en su taller. Progresivamente se amplió con la donación en persona de la colección privada de Joan Prats, amigo íntimo del artista a lo largo de toda su vida, y la donación de Pilar Juncosa de Miró, mujer de Joan Miró, que permitió en la Fundación disponer de obras anteriores a los años sesenta.