domingo, 9 de mayo de 2021

Casa Vicens

La Casa Vicens es un edificio modernista situado en Barcelona, en la calle de las Carolinas 18-24 (distrito de Gracia). Obra de Antoni Gaudí, fue el primer proyecto de importancia del arquitecto tras su licenciatura como arquitecto en 1878. Se construyó entre 1883 y 1888. En la fecha en la que se construyó el edificio, Gracia era todavía un núcleo urbano independiente de Barcelona y poseedor de Ayuntamiento propio, con la categoría de villa, aunque actualmente es un distrito de la ciudad.

Esta obra pertenece a la etapa orientalista de Gaudí (1883-1888), periodo en que el arquitecto realiza una serie de obras de marcado gusto oriental, inspiradas en el arte del Próximo y Lejano Oriente (India, Persia, Japón), así como en el arte islámico hispánico, principalmente el mudéjar y nazarí. Gaudí emplea con gran profusión la decoración en azulejo cerámico, así como los arcos mitrales, cartelas de ladrillo visto y remates en forma de templete o cúpula.

El edificio fue declarado Bien de Interés Cultural el 24 de julio de 1969 con la referencia RI-51-0003823, y Patrimonio de la Humanidad en 2005 con la referencia 320bis.

La casa Vicens tiene un diámetro de 30 x 34,5 m, y estaba emplazada en un solar de 1035 m², hoy día prácticamente reducido al volumen de la casa. Está estructurada en cuatro niveles o plantas, correspondientes a un subterráneo para ser utilizado como bodega, dos plantas con destino a vivienda (la primera con cocina, comedor y diversas salas, y la segunda para los dormitorios) y unas buhardillas para uso del servicio. En total, el edificio tiene una superficie de 698 m².12​ El abundante uso de cerámica en la fachada dota a la edificación de un fuerte colorido, siendo una de las características esenciales de la construcción. Ello le otorga un aire peculiar, que recuerda, a decir de algunos, las construcciones árabes.

Gaudí proyectó el inmueble adosado a la pared medianera de un convento vecino (Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl), logrando de este modo obtener un jardín amplio y espacioso, otorgando tres fachadas a la casa. Al otro lado del jardín diseñó una fuente monumental de ladrillo de obra vista, formada por un arco parabólico encima del cual había un paso entre columnas. El agua se almacenaba en dos depósitos emplazados en cada uno de los pilares extremos de la fuente. Esta fuente fue demolida en 1946 con motivo de la venta de esta parte del terreno. La casa se cerraba con un muro de cerca con una reja de hierro colado, decorada con hojas de palmito, diseñada por Llorenç Matamala y ejecutada por Joan Oñós.