sábado, 24 de abril de 2021

Palacio Nacional

El Palacio Nacional está situado en la montaña de Montjuic, en Barcelona. Es un palacio construido entre 1926 y 1929 para la Exposición Internacional de 1929 de Barcelona y que desde 1934 aloja el Museo Nacional de Arte de Cataluña

Fue el edificio principal de la Exposición, obra de los arquitectos Eugenio Cendoya y Enric Catà, bajo la supervisión de Pere Domènech i Roura, una vez rechazado el proyecto inicial de Josep Puig i Cadafalch y Guillem Busquets y tiene una superficie de 32.000 m². Es de estilo clasicista inspirado en el renacimiento español. Presenta una planta rectangular con dos cuerpos laterales y uno posterior cuadrado con una gran cúpula elíptica en la parte central. Las cascadas y surtidores de la escalinata del Palacio fueron obra de Carles Buïgas, y se colocaron nueve grandes proyectores, que aún hoy emiten unos intensos rayos de luz, que escriben el nombre de la ciudad en el cielo. La ceremonia de la inauguración de la exposición se realizó en su Salón Oval y fue presidida por Alfonso XIII y la reina Victoria Eugenia.

En el Palacio Nacional se dedicó una exposición de «El arte en España» con más de 5.000 obras procedentes de todo el territorio nacional. En la decoración interior de estilo novecentista intervinieron diversos artistas como los escultores Enric Casanovas, Josep Dunyach, Frederic Marès y Josep Llimona, y los pintores Francesc d'Assís Galí, Josep de Togores, Manuel Humbert, Josep Obiols, Joan Colom y Francesc Labarta.

Entre 1996 y 2004 al Palacio se le hizo una ampliación a cargo de Gae Aulenti, Enric Steegmann, Josep Benedito y Agustí Obiol con el objetivo de crear espacios para poder mostrar y almacenar todas las obras de la colección.

El modelo del Palacio Nacional, se unifica en un estilo que en la época se denominaba como renacimiento español, con aires de clasicismo académico, es decir, el resultado de diferentes formas funcionales y procedimientos constructivos, resuelto con el lenguaje de la Escuela de Arquitectura de Barcelona de la segunda década del siglo XX, que fue la encargada de garantizar las edificaciones para la Exposición.

La construcción del edificio, también fue la combinación de los sistemas tradicionales basados en la simetría claramente expuesta en su composición y los procedimientos para la edificación con materiales y técnicas más modernos como el empleo de elementos seriados y el hormigón.

El edificio del proyecto ganador, está organizado en dos plantas rectangulares, una como base y el piso principal que en la parte exterior presenta pilastras dobles que enmarcan grandes plafones de pared ciega, cuenta también con un subterráneo en la parte nordeste, destinado en el momento de su construcción a cocinas, había un conjunto de estancias que la formaban el Salón del Trono con las salas para el Rey y la Reina y la sección museística en la parte anterior del edificio y se colocaron las salas de las fiestas en la posterior y una pequeña sala de Té o restaurante en el cuerpo de planta cuadrada que sobresale detrás del Gran Salón. La fachada consta de un cuerpo central que sobresale y dos laterales, el central está coronado por una gran cúpula, que recuerda a la catedral de San Pablo de Londres o a la de la basílica de San Pedro del Vaticano, con dos cúpulas menores en ambos lados y en los cuatro ángulos del Gran Salón se encuentran unas torres que guardan cierto parecido entre las de la catedral de Santiago de Compostela y la Giralda de Sevilla, y que acaban de configurar la apariencia exterior del edificio.