lunes, 26 de abril de 2021

Jardines Teatro Griego

Los jardines del Teatro Griego de Barcelona ocupan una superficie de 1,65 hectáreas. Fueron proyectados por Jean-Claude Nicolas Forestier en conjunción con los Jardines de Laribal, entre 1917 y 1924. Antiguamente se llamaban Rosaleda de Amargós, en honor de Josep Amargós, el arquitecto que hizo el primer proyecto de urbanización de la montaña de Montjuïc. En 2009 fueron restaurados por Patrizia Falcone.

El acceso a los jardines se encuentra en el paseo de Santa Madrona, de donde parte una gran escalinata imperial de piedra, que desemboca en una primera terraza de planta rectangular con parterres de configuración geométrica con plantas aromáticas, junto a un grupo de naranjos amargos. Siguiendo las escaleras se accede a otra terraza que hace de mirador, con una pérgola poblada de plantas trepadoras, y por último se llega al nivel principal, donde se encuentra el teatro. Aquí se halla la parte principal de los jardines, con varios parterres geométricos que forman un mosaico, plantados con distintas variedades de rosas, y con una fuente en el centro. En uno de los laterales se ubica un estanque con plantas acuáticas. En un nivel superior situado a la izquierda en sentido ascendente se encuentra un pabellón que funciona como restaurante, y que fue el Pabellón de la Música de la Exposición de 1929, frente al que se sitúa una alberca con surtidores de agua.