miércoles, 28 de abril de 2021

Estadio Olímpico Lluís Companys

El Estadio Olímpico Lluís Companys (oficialmente hasta 2001, Estadio Olímpico de Montjuïc) es un recinto deportivo de titularidad municipal ubicado en la montaña de Montjuic del distrito Sants-Montjuïc, en Barcelona, España.

El estadio original fue inaugurado el 20 de mayo de 1929 por el rey Alfonso XIII, un día después de la inauguración de la Exposición Internacional. Con motivo de los Juegos Olímpicos de 1992, el estadio fue reconstruido prácticamente en su totalidad (1985-1989), quedando reinaugurado 60 años después como «estadio olímpico», el 8 de septiembre de 1989, por el también rey Juan Carlos I.

Diseñado por el arquitecto barcelonés Pere Domènech i Roura, hijo del arquitecto modernista Lluís Domènech i Montaner, fue proyectado para albergar unos futuros Juegos Olímpicos, que tras cuatro intentos de candidatura, llegarían a Barcelona 63 años después. La configuración del graderío del recinto, estaba compuesto por dos semicírculos que enlazaban dos rectas, siguiendo el estilo de las construcciones romanas de circos y anfiteatros, en cuyo interior albergaba la pista de atletismo y el campo deportivo con orientación norte-sur, de 208,5 m x 109 m. Tuvo un coste en la época de 65 millones de pesetas7​ y tenía una capacidad de 60 000 espectadores, el segundo más grande del mundo en esa época, solo superado por el Estadio de Wembley, con capacidad para 100 000 espectadores.

Se iniciaron las obras el 5 de abril de 1927, con la colocación de la primera piedra. Fue inaugurado el 20 de mayo de 1929 por el rey Alfonso XIII, con motivo de la Exposición Internacional de Barcelona, del que fue sede de su sección deportiva. Los actos de inauguración, incluyeron un partido amistoso de fútbol, disputado entre un combinado de jugadores de los equipos barceloneses y el Bolton Wanderers, además de un partido amistoso de rugby, disputado entre las selecciones de España e Italia.