Publicidad

domingo, 7 de febrero de 2021

Iglesia de Santiago

La iglesia de Santiago Apóstol de la ciudad española de Almería (Andalucía), se encuentra situada en la calle de las Tiendas en pleno Centro Histórico de la ciudad.

La iglesia se organiza según una sola nave a la cual se abren capillas entre los contrafuertes, y se cubre con tramos de armadura de madera apoyada en arcos apuntados transversales, todo ello según un modelo parecido al de la Iglesia de Santiago (Vélez Blanco) de Vélez-Blanco, obra también del mismo autor, Juan de Orea.

A pesar de la simplicidad estructural del templo, se introducen en él distintos elementos renacentistas que le dan cierto aspecto de "modernidad". En especial destacan en su interior las columnas con capiteles de estilo jónico que se adosan a los pilares para el arranque de los arcos, o la portada con arco de medio punto de la Capilla de Santa Lucía, instalada como homenaje a la ermita del mismo nombre que allí existía, en cuyas enjutas aparecen sencillos escudos con símbolos del obispo Villalán.2

Pero quizás el elemento más representativo de esta iglesia sea su portada lateral, planteada a modo de retablo en dos cuerpos de altura, el inferior con la puerta de entrada flanqueada entre dos pares de columnas jónicas entre las que se enlazan cruces y veneras de Santiago, titular del templo; y el superior, que muestra una gran carga simbólica e iconográfica, centralizado en un gran altorrelieve de Santiago Matamoros, a caballo y vestido de soldado, vencedor sobre un grupo de infieles. Rodeado por un notable marco labrado en piedra y enmarcado entre columnas jónicas de fuste estriado a los que se adosan ángeles, representa el triunfo cristiano sobre la población morisca, mayoría en la zona en el momento de su realización, intencionadamente implantado en la calle de mayor tránsito de la ciudad, en el camino de salida de la Almedina hacia la Puerta Purchena.

La escenografía de esta portada era fácilmente visible por la placeta existente en el lugar en otros tiempos. Hoy, tras la alineación de la calle Tiendas realizada en el siglo XX, la fachada queda algo desapercibida perdiendo parte del impacto visual con que fue creada en su momento. ​Del interior, de sus obras artísticas destacan el altar mayor y otro de menor tamaño de finales del siglo XVII, procedentes de un pueblo extinto de Castilla-La Mancha, así como la virgen de la Soledad, Réplica de la primitiva, realizada por Pascual Ortells en 1941, y a sus pies se encuentra un niño Jesús de pasión, atribuido a Roque López